Clinique me invitó a probar el sistema 3 pasos por 10 días. Acepté el desafío midiendo bien de cerca los resultados. Confieso ser un poco vaga a la hora de aplicarme cremas y productos de belleza. Gracias al experimento pude incorporar este pequeño tratamiento a mi rutina de todos los días.

descarga (1)

Para empezar, generé mi propio sistema: Por la mañana luego de cepillarme los dientes y antes de peinarme realizo la limpieza que me lleva exactamente 2 minutos por producto.

Por la noche, incluí el primer paso en mi rutina de baño. Mientras me ducho realizo la limpieza. Esta es necesaria para extraer las células muertas y los aceites que genera nuestra piel.

Al salir de la ducha continúo con la loción clarificante. Funciona como un exfoliante, que termina de limpiar a fondo nuestra piel. Una vez que el rostro está libre de intrusos, es hora de humectarla. Por último, la crema actúa como base. Prepara a la piel mejorando el efecto humectante de otras cremas de rostro que queramos aplicarnos.

Desde que conocí el sistema 3 pasos de Clinique, entendí que para lograr una piel excelente, debo tomarme unos minutos al día para conseguirla.

¿Los resultados?

Al pasar el tiempo noté como mi piel se fue aclarando dejando ver un brillo natural. Solía tener la piel muy opaca y después de los 10 días advertí la diferencia. Al terminar el día no siento el rostro pesado e intocable, más bien fresco y limpio.

Cada uno de los tres pasos potencia a sus compañeros para ofrecernos mejores resultados. Adoptarlos en nuestra rutina diaria es una buena idea para vernos lindas por más tiempo.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.