ALTAS_1_47 copia

Desde el siglo XVIII se fueron modificando los planteos sobre lo bello, las normas sociales, políticas y estéticas. Con ello, también las miradas y los juicios.

En la sociedad actual se ha incorporado el concepto de belleza negativa, que incluye eso que la mayoría de las personas cuestiona como bello. Así, surgen los nichos. Lo irreverente, lo camp, la transgresión… De Chanel a Jeremy Scott, de Alexander Wang a Manish Arora. Todo vale.

ALTAS_1_37 copia

Las propuestas artísticas son cada vez más amplias, ya que las normas estéticas se han subjetivado progresivamente. Esto está condicionado por factores sociológicos, culturales y mediáticos. Además por las tendencias expresivas, las modas, las macrotendencias. La sensibilidad estética tiene un componente personal y otro contextual; ambos, altamente significativos.

Como sujetos establecemos un diálogo con una imagen determinada y reflexionamos sobre las sensaciones que ella es capaz de generarnos.

ALTAS_1_58 copia

 

Opino que el buen gusto es algo más profundo. Va ligado a la valentía e independencia de juicio, a la capacidad que tenemos de discernir a nivel social, político, literario o artístico.Cuando en una estructura social, con determinada educación y formación se obtienen gustos estandarizados solo se acepta cierta música, ciertos programas de televisión, ciertas prendas. En ese contexto no tenemos la oportunidad de comparar, no nos formamos en la diversidad de opciones o en una pluralidad de universos culturales. Solo en el gusto por los objetos de consumo, por lo esperado, por lo que unifica.

ALTAS_1_68 copia