DSC_0325Hay palabras que solemos nombrar y, tal vez, desconozcamos su origen. Como por ejemplo el denim, esa prenda fiel e incondicional, que nos acompaña en todo momento. ¿Sabemos qué es, dónde se originó y por qué es azul? Vayamos de a poco.

El denim es un tejido de algodón confeccionado como sarga e hilado diagonalmente. En Nimes, ciudad francesa, existió una fábrica de este tipo de tela, la sarga de Nimes. Al acortar la expresión, surgió la palabra tal como la conocemos en la actualidad: denim = de Nim(es).

Los marinos genoveses necesitaban una prenda que resistiera el acecho del mar. Quizás fueron ellos los que contribuyeron para que la palabra denim derivara en nuestro actual jean (De Genoa (Génova), Gênes en francés).

Empapándonos un poco en la historia, la versión más difundida hasta ahora sostiene que este tejido -dada su rusticidad- comenzó rápidamente a tener otras aplicaciones, como toldos y velas para barcos.

Hacia mediados del S XIX durante la fiebre del oro en Norteamérica, Levi Strauss, oriundo de Baviera, instaló una tienda de ropa de trabajo. Reconociendo la necesidad de fabricar trajes que resistieran la labor minera y el peso de las herramientas, se asoció al sastre ruso Jacob David. Juntos desarrollaron y patentaron prendas para trabajar, con remaches de cobre. Así nació el tan conocido blue jean.

DSC_0315

DSC_0336

DSC_0341

El color azul se lo debemos al índigo, un colorante natural extraído de distintas especies de plantas. A diferencia de las demás telas, el denim se destiñe con el tiempo. Porque el índigo no penetra el corazón de su hilo. Es así que nuestros vaqueros son azules por fuera y blancos por dentro.

 

DSC_0360

Los clásicos de todos los tiempos surgieron a partir de alguna necesidad. Esta prenda, basada fundamentalmente en cuatro cortes de tela, se mantiene vigente hace más de 100 años. Evoluciona, se adapta y sigue conquistando el mundo.

Vio nacer todas las modas que surgieron desde el 1900. Mineros, granjeros, músicos rockeros, jóvenes y no tanto, lo sumaron a su vida caminándolo, añejándolo, dándole su impronta.

En las fotos de hoy les comparto uno de mis jeans preferidos. Hace 8 años que me acompaña desgastándose, pero aguantando a la vez cada uso. De pata ancha, a la cintura y con bolsillos ojal en la delantera, remite a un modelo de los años 70. Originalmente su ruedo se extendía hasta el piso. Este año, inspirándome en el modelo culotte, lo quise aggiornar. Por eso decidí acortarlo.

Una prenda que nos acompaña de por vida. Celebro esta gran invención que nace, se transforma y envejece con nosotros.

DSC_0362

DSC_0384

Fotos Jime Ferrand

Sweater: Reve

Remera: Helena Boutique

Pulsera: Tienda capsula

Zapatos: Coco para Shoeroom